Isla-del-Coco16

Una isla de leyenda

Si hay un juego de nuestra infancia que nos fascinaba a todos los que amamos viajar, ése era el de la búsqueda del tesoro. El desafío de encontrar ese cofre imaginario, que quizás no era más que un par de caramelos. El salir en busca de ya nos llenaba de energía. Esa misión es la que nos moviliza aún de grandes y el cosquilleo en el estómago sigue siendo el mismo a la hora de abrir ese papel mágico que nos va a llevar a cumplir un nuevo sueño. Más allá del soporte en el que venga, siempre será el mapa. Y esta historia tiene que ver con él.

Ella es un paraíso en medio del gran océano del mundo. Una pequeña porción de tierra que encierra historias, leyendas y un gran secreto. Es virgen y como tal, misteriosa. Única, oculta, y por todo eso siempre ha sido tan inspiradora. Está a 532 kilómetros de Centroamérica, en pleno Pacífico y su gran interrogante empezó a gestarse en los comienzos del siglo XIX. Y aún no tiene final. Ella es la isla de Coco.

Isla-del-Coco5

En el siglo XIX los barcos que llegaban eran piratas

En 1820 Perú está a punto de ser liberado, el ejército español no puede resistir al general San Martín y a sus hombres. La caída de la corona es inevitable y se emite la orden de sacar de Lima todas las riquezas de las que España se había apoderado durante la colonización, entre ellas el oro del imperio inca.

El 22 de octubre de ese mismo año, el capitán inglés William Thompson tiene la misión de transportar 24 baúles a México. Él no es informado por la corona del valioso contenido de la carga y hasta un grupo de oficiales españoles sube a bordo de su barco, el Mary Dear, para custodiarla. Thompson se las ingenia para saber qué se ocultaba en esos cofres.

Zarpan de Lima, y una vez mar adentro los custodios españoles son arrojados al agua. El capitán inglés se apodera de la carga, más aun cuando al abrirla confirma lo que ya sabía: monedas de oro y plata, diamantes, joyas y la gran estatua dorada de una virgen. Thompson da la orden de cambiar el rumbo, ya no será México, ahora la proa va hacia la isla de Coco.

Isla-del-Coco1

La isla de Coco tiene 7 km por 4 km de lado y actualmente pertenece a Costa Rica. Conocerla hoy en día sigue siendo complejo pero no imposible. Se necesita tiempo y plata. Los aviones comerciales no llegan y un barco tarda, solo de ida, entre 36 y 38 horas.

Su geografía verde y escarpada, sus riquezas naturales en flora y fauna, su belleza única, su lejanía y sus grutas y riscos la convirtieron en un lugar predilecto para corsarios y piratas de aquellas épocas. Alguna vez el gran francés y padre del buceo moderno Jacques Costeau la calificó como el lugar más bello del mundo. Por ella Stevenson se inspiró para su libro de literatura infantil “La isla del tesoro” y el autor de Jurassic Park en la ambientación de su película. Hoy en día la visitan naturalistas, buzos y especialmente buscadores de tesoros, o mejor dicho, del tesoro.

Isla-del-Coco4

Thompson llega a ese paraíso y esconde los baúles. Confecciona dos mapas para no fallar a la hora de volver a buscar semejante riqueza. Pero el plan del inglés iba a tener un traspié, al zarpar de la isla y  portando personalmente uno de esos mapas, Thompson y su tripulación son capturados por un navío español. Todos son ejecutados, menos el capitán y un ayudante.  El mapa fue su pasaporte a la vida. Él se lo entrega a los españoles y logra escapar. Nunca más se supo del capitán inglés, de las riquezas tampoco, porque el mapa era falso y el segundo jamás se encontró.

Pasaron más de 190 años, y en el medio, 500 expediciones y miles de mapas para dar con el gran tesoro, incluso del gobierno de Costa Rica. En los últimos tres años, la bióloga alemana Ina Knobloch estuvo a punto de realizar una expedición de 10 días con todos los recursos tecnológicos a disposición. El misterio del gran tesoro inca estaba a punto a ser revelado. Pero no fue posible. A último momento la autorización de la investigadora fue anulada.

Todo eso es la isla de Coco, la dueña de un secreto millonario e incalculable por su valor histórico y monetario. Secreto que nadie pudo develar y que sólo un mapa guarda.

Sus aguas esconden secretos sin develar

Imágenes

  • vuelaviajes.com
  • Ariel Aleart

    Su primer viaje en un Citroen 3cv desde Rosario a las Altas Cumbres cordobesas, a sus 4 años, fue el comienzo de todo. A partir de ahí siempre tuvo la necesidad de rodar sin parar. Luego decidió ser periodista e incorporó el contar historias para siempre. Así se encuentra hoy, compartiendo las propias, dejándose llevar y abriendo bien los sentidos.

Entradas recomendadas
Showing 3 comments
  • Caty Aleart
    Responder

    Texto que despierta gran curiosidad por todo lo que se relata. Tiene una doble lectura: hermoso relato y vivencias de la niñez que subyacen en el inconsciente de un niño y afloran con fuerza en la adultez. Felicitaciones y seguir deleitando al lector!!

pingbacks / trackbacks
  • […] La hierba crece sobre el agua como un mapa de islotes que escondiera un tesoro, algún secreto. Secretos que andan por toda la isla, a la vista de todos pero sólo en conocimiento de algunos, como el fragmento de carretera que sube […]

Deja un comentario

Contáctanos

Dejanos tu mensaje, crítica o sugerencia.

Escribe lo que quieres buscar y presiona Enter para iniciar la búsqueda