Las Recolectoras

En Stone Town, la capital de Zanzíbar, se respira un perfume a especias además de la brisa del mar. A dos horas de viaje atravesando zonas rurales se llega a Paje, una playa  tranquila de aguas turquesas y exuberantes palmeras.

Un puñado de cabañas frente al mar con reposeras y dos bares hechos con cañas son lo único que completan el paisaje. Los pescadores comienzan sus tareas desde temprano reparando viejas redes o sus dhows (antiguas barcas árabes).

Sin embargo, lo que más atrae de este lugar son las recolectoras de algas. En Paje sucede un fenómeno único. Todos los días la marea baja durante tres horas convirtiendo la playa en kilómetros de arenas blancas. Ciento de mujeres, madres e  hijas, comienzan a recolectar las algas maduras. El delicado producto será luego vendido principalmente a Japón para elaborar cremas faciales.

Las mujeres con sus vestidos de seda de colores intensos dan la pincelada final de una vista surrealista. Es difícil abandonar este lugar en busca de un paraíso superior pero en la isla de las especias nada es imposible.

Una tarde cualquiera en Zanzíbar

Una tarde cualquiera en Zanzíbar

 

Tanzania, Zanzíbar-2

  • Esteban Mazzoncini

    Esteban es fotógrafo y escritor de viajes. Desde 1993 recorre el mundo haciendo autostop para confirmar la hospitalidad de los pueblos.
    En su blog www.unviajerocurioso.com comparte las experiencias de viajes y vivencias de lugares pocos comunes como Afganistán, Uganda, Haití o Uzbekistán entre otros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contáctanos

Dejanos tu mensaje, crítica o sugerencia.

Escribe lo que quieres buscar y presiona Enter para iniciar la búsqueda