Primer Viaje

Creemos que está todo listo aunque sabemos que siempre falta algo. Quizás éste no sea el primer viaje, en el sentido más ordinal. Aquí estamos muchos de los que tenemos como única fortuna la de contar en varios de miles los kilómetros bajo nuestros pies. Y eso mismo nos enseñó a ponerle la emoción y curiosidad de un primer viaje a cada paso con el que iniciamos un nuevo camino (porque también aprendimos que no sabemos ni cuándo ni dónde puede terminar).

La compañía no es un detalle menor. Así como el que viaja solo nunca está solo, el mapa que vamos a explorar está atravesado de miradas, palabras, manos cálidas, personalidades en crisis, histriónicos artistas encubiertos. Si la cultura se manifiesta en cada acto del ser, cada persona que nos rodea puede ser un vehículo hacia un destino insospechado. ¿Cómo lo abordaremos sin avasallarlo?

Nosotros, los viajantes, decidiremos cómo empaparnos de la tradición que humea en cada plato caliente. ¿Seremos testigos pasivos de lo que sucede a nuestro alrededor?

No hacen falta pasaportes ni visados especiales. Nuestro equipaje es sencillo: ojos bien abiertos. Todos los sentidos en alerta máxima. Y siempre un par de medias extra. A veces preferimos la vieja mochila desvencijada porque en ella los preconceptos más rígidos se rompen, y en una mochila siempre entra algo más. Comenzamos a ejercitar la plena conciencia, aprehendemos cada uno de nuestros componentes desde su peso en nuestra espalda.

¿Buscabas las mejores playas del Caribe? Te ofrecemos en cambio las referencias para encontrar un tesoro perdido, el rumbo entre templos faraónicos, o el sentido de los giros milenarios del Sudeste Asiático. Porque para todo lo demás… existe Google.

Queremos que sea un viaje diferente. Ni siquiera es necesario moverse. Podemos recorrer una autopista francesa o el Oriente Medio con nuestra ropa más cómoda, en el sillón favorito y con una taza de té caliente entre las manos.

Siempre hay un lugar en el mapa que te dice quien sos. Por algo ser y estar son dos caras de la misma moneda. Un nombre y un espacio no son casuales. La voluntad del hombre interviene la realidad, generando nuestra propia historia. Entonces un mapa cobra vida y te responde los por qués de las preguntas de ese tiempo de botas embarradas. El nombre de un lugar se enriquece con el de sus protagonistas y el pasado, siempre vigente, se sacude en tus narices para despavilar la memoria.

Vamos a desplegar ese otro mapa que todo sitio tiene, más o menos escondido.

otro-mapa-revista-viajes-reflexiones-ludmila-greco-vito-sanchez-mercol-1

  • Victoria Sánchez Mércol conlospiesporlatierra.com

    La llaman Vito y a ella le gusta así. Ya cuando sintió curiosidad por estudiar el cuerpo humano comprendió que lo más asombroso siempre sucede más allá de lo que está a simple vista. Hoy trabaja con el top 5 de las enfermedades de la infancia mientras de a poco se deja seducir por los poco transitados caminos de las medicinas del Oriente y el Yoga. Fotografía y escribe en conlospiesporlatierra.comSu recorrido inició en La Rioja, Argentina, y nadie sabe dónde puede terminar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contáctanos

Dejanos tu mensaje, crítica o sugerencia.

Escribe lo que quieres buscar y presiona Enter para iniciar la búsqueda