Templos de Egipto, entre el Nilo y sus Dioses

En un país desértico como Egipto, el río Nilo es la gran fuente de vida. Del mismo modo que hoy sus principales ciudades se esparcen por las márgenes del río, en la antigüedad los faraones también eligieron esa tierra, la mejor de su territorio, para consagrar los templos a sus deidades. Miles de viajeros quedan fascinados cada año al recorrer los templos dedicados a Isis, Horus o Amón Ra que aún se yerguen a las orillas del Nilo, desafiando el paso del tiempo. Ya sea navegando las aguas del río o viajando por las vías férreas o carreteras que acompañan su curso, un viaje por Egipto supone recorrer algunos de los templos más espectaculares del mundo antiguo.

Viaje-temático-Pablo_opt

Una maravilla de la antigüedad, las Pirámides en Giza.

La primer parada de este viaje es en Giza, a unos 20 kilómetros al sur de El Cairo. Aquí se encuentra uno de los más formidables legados de la civilización egipcia: las pirámides de Keops, Kefrén y Micerinos. La imagen que solemos hacernos de las pirámides solitarias, en medio del desierto, poco tiene que ver con la realidad. La populosa ciudad de Giza se erigió entre el Nilo y las pirámides y hoy en día, las envuelve.

Las pirámides de Giza no son las únicas: se cree que en Egipto hay unas 100 más y otras 50 se encuentran en Sudán. Para visitar estas otras pirámides hay que llegar, por ejemplo, a las ciudades de Saqqara ó Dashur. Durante el tiempo en que Memphis fue la ciudad capital, los reyes y la nobleza de Egipto vivieron en Saqqara. Aquí se encontró el legado más deslumbrante de la historia egipcia: el tesoro de Tutankamon. También la pirámide escalonada del Rey Zoser, en Saqqara, se cree que es la más antigua que se conserva con más de 4.000 años.

Viaje-temático-Pablo_opt (1)

La pirámide escalona del Rey Zoser en Saqqara.

No muy lejos de aquí se encuentra la ciudad de Dashur, en la que también es posible visitar pirámides, luego de pasar varios controles dado que se encuentran en una zona militar. Recorrer la llamada “pirámide roja” es una experiencia inolvidable. Se ingresa a través de una rampa que desciende hacia las profundidades de la tierra. Estar ahí adentro resulta mágico y aterrador a la vez.

Viaje-temático-Pablo_o32

El templo de Luxor y la mezquita de la ciudad, historia y presente.

Siguiendo el curso del Nilo hacia el sur, a casi 660 kilómetros de El Cairo, se encuentran los templos de Karnak y Luxor. El Gran Templo de Karnak es una construcción monumental que cuesta describir con palabras por sus gigantescas dimensiones. Este templo dedicado a Amón-Ra está conformado por una larga sucesión de patios, esfinges, columnatas, obeliscos y colosos. Karnak fue sede de las más importantes ceremonias de culto a las divinidades durante la primacía de Tebas. Luxor, por su parte, apenas a cuatro kilómetros más al sur es, también, deslumbrante. Sus columnas gigantes, bajorrelieves, obeliscos y siluetas de Ramsés dan cuenta de una grandeza sin precedentes.

Viaje-Temático-Pablo 2

El palacio de la Reina Hatshepsut en el Valle de los Reyes.

Ubicado del otro lado del Nilo, entre Karnak y Luxor, el denominado “Valle de los Reyes” es otro punto ineludible en un viaje por Egipto. Allí los gobernantes del Nuevo Reino han construido sus tumbas en las montañas para que no sean profanadas con tanta facilidad como sucedía con las pirámides. Los arquitectos eran designados por cada faraón para comenzar a cavar su tumba el mismo día en el que comenzaba su reinado y continuaban con esta labor hasta el día de su muerte. Así, aquellos faraones que reinaron durante décadas construyeron tumbas gigantes (con túneles de 200 o 300 metros finamente tallados, narrando toda la historia de su reinado). Otros apenas lograron tumbas de escasos centímetros por su temprano deceso.

Viaje-temático-Pablo_opt (2)

Representación de Horus en Edfu.

Unos kilómetros más al sur, se encuentran los templos de Edfu, Kom Ombo y Philae. Edfu es el sitio donde se ha erigido el templo de Horus, el dios del cielo, con forma de halcón, considerado hijo de Isis y Osiris. Este templo tiene algo mágico en su ambiente. Luego de cruzar sus enormes murallas, se accede a un salón de ofrendas y a un enorme hall abarrotado de columnas, rodeado por decenas de capillas. Cada una de las murallas del recinto tiene grabados que narran la historia de Horus, del cual los faraones decían ser reencarnación. Kom Ombo es una ciudad famosa por ser el sitio donde se fabrican las falucas, esos pequeños botes que recorren el río llevando pescadores y turistas. Aquí se construyó un templo con dos santuarios: uno dedicado a Horoeris, el buen doctor, y otro dedicado al dios con cabeza de cocodrilo y cuerpo de hombre, Sobek. Por su parte, la Isla de Philae es sede de otro importante templo, consagrado a Isis, la esposa del Dios Osiris.

Viaje-temático-Pablo_opt 3

La entrada al Templo del Sol, en Abu Simbel.

El final del recorrido por los templos egipcios es en el templo de Abu Simbel, ubicado a unos 40 kilómetros antes de la frontera con Sudán. El gran templo del Sol se cree que fue una de las construcciones más fabulosas de Ramsés II para mostrar su grandeza luego de lograr la conquista de Nubia. El templo está orientado de manera directa hacia la salida del Sol para que se ilumine su interior año a año en el día del aniversario de nacimiento y coronación de Ramses II. Sin duda busca demostrar su poder y su alianza con el Sol. La fachada del Abu Simbel, con las cuatro estatuas gigantes de Ramsés II, es una de las imágenes más famosas de Egipto.

Por ser el territorio donde se desarrolló una de las más grandes civilizaciones de la humanidad, Egipto resulta apasionante para ser recorrido. Pero Egipto no es solamente templos y pirámides, también tiene bellas playas donde relajar luego de tantas caminatas. Aunque, claro, eso forma parte de otra historia…

Ruta por los templos del Antiguo Egipto

  • Pablo García polviajero.com

    Profesor y viajero o viajero y profesor, en el orden que mas les guste. Lo social y la historia son sus pasiones y los motivos de sus viajes constantes ya sean reales o virtuales. Fanático de la literatura fantástica y de los museos, de mercados lejanos y charlas eternas. Después de haber dedicado algunos años a explorar latitudes lejanas, hoy viaja nuevamente por latinoamérica, su primer amor. Escribe en polviajero.com y en decenas de pizarrones, pero esa es otra historia.

Showing 2 comments
  • Rosel
    Responder

    ¡Qué interesante! ¡Gracias Pablo! Rosel

    • Pablo Garcia
      Responder

      Gracias Rosel!!! Anduviste por Egipto vos? Te acordás esa vez que nos encontramos en Cuzco??? que locooo! te mando un abrazo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contáctanos

Dejanos tu mensaje, crítica o sugerencia.

Escribe lo que quieres buscar y presiona Enter para iniciar la búsqueda