Cadena Nacional #2: Mar del Plata – Ushuaia

  • por Noelia Briguera
M

iro el mar y me despido. Salgo rumbo al aeropuerto. Estoy ansiosa, como en cada viaje que hago hacia allá. Siempre me preguntan «¿otra vez?» «¿No te aburrís de ir?» Y mi respuesta es «¡no! ¿Cómo aburrirme de Tierra del fuego?».

La conocí hace 4 años cuando mi hermano decidió irse a vivir allí.

El viaje se me hizo corto aquella vez, no podía creer que veía la cordillera desde la ventanilla de un avión. Ya desde el aire llamaban la atención sus montañas cubiertas de nieve y, luego, la isla.  Imponente, mágica, hermosa. Era como adentrarse en un cuento de hadas en tierras lejanas. Imposible no enamorarse a primera vista. Desde aquel momento regreso cada vez que puedo. Como hoy.

cartel ushuaiaCuando salgo del aeropuerto me reciben amigablemente la brisa marina y el frio de la mañana. El camino hacia mi segunda casa siempre es el mismo, el viento, el mar y la precordillera me acompañan hasta la Misión Alta, un barrio militar que se construyó en la década del 40. Casitas de madera en hileras que quedaron intactas, detenidas en el tiempo.

Ni bien entro, abro las cortinas y, frente a mí, brilla bajo el sol toda la ciudad. Imposible dejar de contemplarla. Hay lugares hermosos en todo el mundo, pero Ushuaia me conmueve.

Recorrer sus calles es un ejercicio para alargar el tiempo, para no dejar nada atrás sin ser visto, intentando hacer un collage de imágenes que queden en mi cabeza para luego recordarlas.

La ruta la conozco de memoria. Paso por la Bahia Encerrada, El Paseo de las Rosas, el muelle y me detengo a mirar al Saint Cristopher, dormido sobre la costa desde hace más de 50 años. Luego sigo hacia el puerto, el olor del mar y el viento patagónico me hipnotizan, me llevan hacia el centro de la ciudad. Entro en el Penal,  ahora museo, y me sumerjo en los relatos de un guía que, con voz dramática,  narra los misterios de cada celda emblemática que alberga este centro penitenciario que fue pionero en la urbanización de la zona, y que daría origen a la posterior conformación de la ciudad más austral del mundo.

casitas ushuaiaSalgo, siempre franqueada por las montañas y tomo la avenida San Martin, su calle principal, allí me cruzo con su gente y  con visitantes de todo el planeta.
Está llena de locales, restaurantes con centollas a la vista y cafés que te seducen con su aroma cuando el frio insiste en penetrarte los huesos. Llego al Viejo Almacén a tomar una chocolatada caliente con facturas mientras observo ese sitio lleno de fragmentos traídos del pasado y que es visita obligada.

Al salir siento el aire cargado, empieza a oscurecer y la capital fueguina se enciende. Nunca deja de brillar. Destellos de luces se duplican con el reflejo de la bahía.

El tiempo juega contra reloj, dejándome la sensación de que se fue volando. En un intento de revertir el paso de las horas, camino la ciudad, subo montañas, navego el canal de Beagle, viajo al pasado en el tren del fin del mundo y me pierdo en el parque nacional Tierra del Fuego.

Pero, inevitablemente, llega el final de mis vacaciones y tengo que volver a la rutina. Ya en el aeropuerto, siento a Ushuaia a mis espaldas. Se nubla, hace frio y el viento comienza a soplar fuerte, en lo alto del paisaje se ven puntitos blancos oscilando de un lado a otro como si de un baile se tratara. Es la isla que me despide con nostalgia y yo, apenas el avión comienza a surcar al cordillera, empiezo a pensar en regresar allí, mi lugar en el mundo.

Instrucciones de juego:

  • Este es un juego de muchos donde la premisa es viajar por esos lugares donde nuestro corazón tiene reservado un lugar. Solo tiene dos condiciones a respetar: se debe tomar el final del camino del participante anterior como punto de partida y de allí viajar hacia el próximo destino con el medio de transporte  que les apetezca, y siempre debe ser dentro del territorio argentino. Para participar solo se debe escribir a hola@otromapa.com con el asunto Cadena Nacional contándonos brevemente  a dónde llevarías el recorrido y por qué. Por lo tanto paso la posta, cedo el cetro, y a seguir esta cadena, que espero que nunca termine. Saludos.
  • Noelia

    Noelia es Instrumentadora Quirúrgica y muy inquieta. En su tiempo libre descubre recetas vegetarianas, cuida de sus animales (sus hijos de 4 patas) y planea sus próximos viajes. En uno de ellos conoció el amor y desde ése momento todo lo hacen de a dos.

Showing 6 comments
  • Gabriela Ramirez
    Responder

    Buenísima la reseña, muy descriptiva. Ushuaia es una hermosa ciudad.

  • Laura
    Responder

    Que genia !!!No podias escribirlo mejor .Que gana de ir .Hermosa descripción.

  • Romina
    Responder

    Muy lindo viaje!!!!, gracias por compartirlo!!!!!!

  • Mirtha
    Responder

    No sabia que había
    una escritora en la familia! Hermoso relato….por muchos mas.

  • Fernando
    Responder

    Puedo decir que al haber tenido el placer de estar y aterrizar en dos oportunidadeses tal cuál la describe. Ushuaia es uno de esos lugares por no decir casi el al que uno siempre tiene ganas de volver. Saludos y felicitaciones por el relato

  • Fernando
    Responder

    Perdón quise decir. Casi el único. Al que

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contáctanos

Dejanos tu mensaje, crítica o sugerencia.

Escribe lo que quieres buscar y presiona Enter para iniciar la búsqueda