El movimiento va por dentro

  • por Lucía Sánchez y Rubén Señor
D

esde que tienes “uso de mochila”, has sentido la imparable necesidad de viajar de aquí para allá.
Nunca has parado quieto o al menos, eso cuentan por ahí.
Primero al norte. Luego al sur.
A un lado y al otro.
Ir para volver. Volverte a ir.
“No paras de moverte”, te dicen.
Y tú, sabes que la realidad es bien distinta.
Da igual los kilómetros que hagas en autobús.
Los numerosos pueblos que vean pasar tu bicicleta.
Las lejanas montañas que subas y bajes haciendo trekking.
El movimiento. El de verdad. Es el que se produce por dentro.
Cuando te dan vueltas los ojos ante una nueva e inolvidable puesta de sol…

01

Es la alegría que te explota entre pecho y espalda cuando alguien te levanta haciendo autoestop.
Es el nudo que se te ata en el estómago al ver que “ese buen conductor” se desvía de su destino, para llevarte al tuyo.
Sólo por querer conocer a dónde va y de dónde viene tu historia. Sólo por compartir tu sueño durante un rato.
Ese sueño, justo ese, que ahora también es suyo.
Movimiento, intenso movimiento.
Ese in-crescendo palpitar de tu corazón zón… zón zón…
Ese promover, mover y remover de convicciones que empezaban muy adentro.
Convicciones que rizan y erizan los bellos-pelos de tu piel mientras suben por la espalda.
Mariposas que recorren tu cuerpo al ver que en algunos lugares, los mayores aún son respetados.
Lugares, donde los niños “no lloran que te lloran” cada vez que no consiguen llegar a ser caprichosos.

02-principal

Son todos esos momentos en los que rebotan mil nuevas ideas por tu cabeza a toda velocidad.
Ideas que brotan cuando te paras a conocer otras costumbres, otras comidas, otras formas de entender la vida.
Esas nuevas sensaciones cuando al visitar un país muy-muy lejano, alguien, sin venir a cuento, te invita a conocer su hogar.
Para comer rico. Para dormir caliente. Para hablar de esto y aquello. En el idioma que puedas. Con los gestos que sean.
Es estar en el punto más alto del lugar más perdido en el momento justo del día segregando litros de adrenalina.
Es la intensa producción de felices endorfinas cada vez que te dejan entrar en un colegio a recoger sonrisas.
Ese movimiento interno, justo ese, es el que hace que poco a poco cambie tu forma de ver el mundo.

03

Es todo lo que te cambia metro a metro sin darte cuenta.
Lo que te mueve una y otra vez con más fuerza que “aquel nervioso tren, aquel”.
Aquel en el que viajaste durante quince horas entre Huangshan y ese otro pueblo del que nunca recuerdas el nombre.
Ese que destroza antiguas creencias cuando te convencen los momentos junto a un buen fuego y una mirada inesperada.
Ese movimiento que desplaza todos tus prejuicios con cada trueque de complicidad que recibes.
Ese que destierra tu ego haciéndote más humilde… más empático… mejor persona.
Ese que hace que lo que más se mueva cuando te mueves, seas tú por dentro.

Movimiento interno. Frenético movimiento.
Ese, justo ese movimiento.
Ese y no otro.

04

Showing 10 comments
  • Samir Issa
    Responder

    Cuando te levantan en la vía haciendo autostop: desde que corres hacia la ventanilla para ratificar que el auto va a tu mismo destino, hasta entablar una interesante conversación con el conductor, horas conversando con un desconocido que se convierte en amigo; todo un movimiento en tu interior.

    PD; al ver la foto en el Home sabía que el post era de ustedes jaja =)

  • Alicia
    Responder

    Cuando viajas… Precioso, pareja
    Un abrazo!
    Alicia

  • Marina Martínez
    Responder

    Qué post más cálido. A veces se olvidan las sensaciones de las que habláis y el movimiento interior para. Gracias por recordarlo.
    Un saludote viajeril!

    • algoquerecordar
      Responder

      Muchas gracias Marina y ya sabes, a dejar que se muevan cosas por dentro! 🙂

  • Mora Molina
    Responder

    Hermoso, gracias por compartir.

  • Florencia Lima
    Responder

    Genial!! Las fotos me emocionan 🙂

pingbacks / trackbacks
  • […] son invitados temporales al igual que yo. El agua da inestabilidad, pero también, libertad de movimiento. Es un lugar donde enfrentamos y jugamos con la oscuridad, la profundidad, la caída y perdemos […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contáctanos

Dejanos tu mensaje, crítica o sugerencia.

Escribe lo que quieres buscar y presiona Enter para iniciar la búsqueda