• por Yamila Campo

Y entonces, obnubilados con la magia de un lugar como Carhué, decidimos que el viaje debía seguir por un lugar no tan frecuente, ese lugar que no parezca de por sí el destino elegido para conocer, el que primero se te viene a la cabeza. Así fue que tomamos un micro los tres hacia Trenque Lauquen para allí poder hacer una nueva combinación al destino final, Santa Rosa, la capital de la provincia La Pampa. Cuando se habla de esta provincia se dice, por lo general, el histórico lema de “tiene el ombú” y se cree que nada más. Nosotros fuimos en la búsqueda de conocer qué tan cierto podía ser eso.

Santa Rosa Cadena Nacional

Como familia viajera, nos importa que los lugares que descubramos sean disfrutables para todos. Somos Yamila y Marcelo, los papás de Sofía, una niña que con algo más de 3 años lleva recorridos muchos kilómetros viajeros. En el momento de este viaje le faltaba un mes para sus dos añitos, pero le sobraban experiencias en su haber. Apenas llegamos caminamos unas cuadras con las mochilas a cuesta para encontrar el pequeño hotel que nos iba a alojar los tres días que duraba nuestra estadía. Casi enfrente se emplaza el parque de la laguna Don Tomás. Lo recorrimos sorprendiéndonos por todo lo que tiene para ofrecer, con 500 ha. donde el esparcimiento y el deporte se mezclan sin intermediarios. La laguna en el centro y numerosos espacios como canchas, el Club Náutico, el Mirador de la Cruz y otros más, hacen que el predio te invite a pasar el día con ánimo. Para Sofía, tuvimos la grata sorpresa de encontrarnos con un hermoso sitio que se llama “La Isla de los Niños”. Un predio enorme con juegos de todo tipo, desde toboganes gigantes hasta simples hamacas. Todo un espacio para disfrutar que, además, tal como el resto, es público y gratuito. Pasamos una tarde maravillosa, porque nuestra hija también pudo conocer un espacio distinto en donde jugar, más allá de los que con frecuencia le ofrece la naturaleza.

La naturaleza de La Pampa

Pero quedaban algunas cosas más por ver. Así fue como al día siguiente partimos hacia la Reserva Provincial Parque Luro en un remis que nos dejó allí en algunos minutos de viaje. Otro espacio sorprendente es este antiguo coto de caza que hoy permite el avistaje de ciervos y otros animales que viven protegidos en la inmensa reserva. Hay que ir preparado para caminar y disfrutar de la naturaleza, cosa que con la mochila ergonómica con la que llevábamos a nuestra hija, era simple de hacer. Además de los espacios naturales, existe un Castillo que te permite conocer un poco más de la historia del lugar y ver el lujo con el que la alta sociedad de principios del 1900 vivía. La visita guiada por el interior de este imponente chateau de la belle epoque dura unos 50 minutos y hasta Sofía se entretuvo con algunos detalles del lugar, aunque se enojaba cuando no podía tocar. Alrededor de la edificación hay una serie de detalles como la pileta, el jardín y el tambo modelo. Todo para recorrer y entretenerse un rato largo.

Parque Luro Cadena Nacional

 

¿Hay sierras en la llanura pampeana?

Último día en La Pampa y ahora había que conocer ese espacio escondido de la llanura. Tuvimos que contratar una excursión porque no encontramos otra forma de ir y volver en el día al Parque Nacional Lihue Calel. Eran 220 km que nos separaban de las pocas ondulaciones que tiene esta pampeana provincia. Porque, sí, más allá del ombú, La Pampa también tiene sierras. Con una elevación máxima de 590 mts, el desafío era simple, había que subir a esa cima. Así lo hicimos al llegar, nuevamente con Sofía en la mochila, subimos algunas piedras más simples que otras y llegamos a la cumbre. Disfrutamos del paisaje y al bajar fuimos saludando plantas con nuestra hija, ¡que hasta tomó la teta en pleno descenso! Un breve almuerzo para retomar las energías y partimos al sendero de pinturas rupestres. Es una distancia muy larga para hacer caminando por lo que nos dimos cuenta que hicimos bien en contratar la excursión. Iba a ser muy dura esa caminata dentro del parque. Al llegar al inicio del sendero fuimos conociendo detalle de las pinturas y vimos un poco más de la vegetación y el paisaje. Volvimos ya para Santa Rosa, descansando en el viaje de vuelta, pensando en todo lo que nos sorprendió una provincia que habíamos dejado casi en el final de nuestra lista de pendientes a conocer en Argentina. Valió la pena, parecimos decirnos al mirarnos con una sonrisa.

Lihuel Calel Cadena Nacional

  • Yamila Campo
    Yamila Campo

    Yamila es comunicadora social, y Marcelo, ingeniero informático. Desde que se conocen, aprovechan cada pausa laboral para descubrir Argentina y el mundo con ojos curiosos. Cuando la pequeña Sofía se acopló a su familia, también lo hizo a los viajes, disfrutando con la misma intensidad todo tipo de lugares. Cuentan sus aventuras en: www.elmundoanuestrospies.com.

Entradas recomendadas

Deja un comentario

Contáctanos

Dejanos tu mensaje, crítica o sugerencia.

Escribe lo que quieres buscar y presiona Enter para iniciar la búsqueda

cadena nacional otro mapa